Los 5 errores fatales del diseñador freelance

El señor marrón, ese con el que a los diseñadores freelance nos ha tocado convivir.

Esa situación incómoda en la que nos vemos envueltos durante un proyecto y tras la que que nos preguntamos perplejos ¿Por qué siempre me pasa a mí? ¿Es que no hay ni un solo cliente bueno?

No te preocupes, a todos nos ha pasado. En el 90% de los casos son provocadas por alguno de los siguientes errores:

1. No escuchar al cliente

Ser capaz de fijar un briefing claro es esencial a la hora de comenzar un nuevo proyecto. Si tu cliente tiene algo en mente, pero tu idea es radicalmente opuesta a la suya, no dejes que tu ego tome las riendas de la situación. Trata de encontrar ese punto intermedio en el que ambos os sintáis satisfechos con el resultado.

Para ello puede ser de utilidad fijar unos puntos claros que deben de ser respetados por las 2 partes.

2. No fijar plazos de entrega

Siempre, siempre, siempre hay que fijar unos plazos de entrega.

Estos pueden ser parciales (entrega de boceto, aprobación, primeros cambios, artes finales) o absolutos. Pero tienen que ser consensuados por ambas partes y ser realistas. De nada sirve que se fijen unos plazos demasiado optimistas que no podrán cumplirse.

También es imprescindible que estos queden por escrito. Aunque las fechas de entrega se hayan fijado mediante una conversación telefónica, se debe transcribir lo dicho durante la conversación y enviarlo por correo electrónico. La memoria es muy mala consejera y todos sabemos que las palabras se las lleva el viento.

La mejor manera de atar todos estos flecos es, sin duda, la firma de un contrato. Pero no todo el mundo está muy habituado a estas prácticas.

3. No saber elaborar presupuestos

Tener fijado tu precio/hora y saber aproximar cuanto tiempo requiere un trabajo es esencial para tu salud económica y mental.

No hay nada que desmoralice más que darlo todo en un proyecto, echarle más horas que un reloj y ver que lo que has presupuestado no se corresponde con tu trabajo.

Para los diseñadores más novatos fijar su precio hora puede ser una tarea muy complicada. A mí me ayudó mucho la Calculadora Freelance calculadorafreelance.com una aplicación web ideada por Laura López. En 6 sencillos pasos podrás dejar fiado tu precio estándar, basado el tu sueldo mensual ideal, las horas al día que tengas pensado dedicar, tus días de vacaciones y tus gastos fijos.

Una vez fijado el precio/hora hay que contrastarlo con el tiempo final empleado en el proyecto. Así podremos tener la certeza de que el presupuesto ha sido ajustado, o por el contrario si nos hemos quedado cortos. Esto creará una especie de base de datos de proyectos similares que nos servirá en el futuro para crear presupuestos mucho más realistas.

Para contabilizar el tiempo real de cada trabajo, así como las horas totales de trabajo acumuladas a lo largo de la semana utilizo Toggl toggl.com otra aplicación web que, en su versión gratuita, permite filtrar los trabajos tanto por clientes, como por proyectos e incluso tareas.

4. Diseñar antes que pensar

No te dejes influir por modas o estilos que quieras experimentar. No los pongas en práctica si el briefing que has establecido con el consumidor va en una dirección totalmente opuesta.

Si ves que el estilo que le quieres dar chirría con el mensaje que se quiere transmitir. Lo que va a suceder es que recibas un no por respuesta y todo ese tiempo dedicado no sirva para nada.

Párate un rato y reflexiona sobre que estilo y recursos gráficos pueden adecuarse a ese trabajo en concreto.  Eso  te ayudará a no  trabajar en vano.

5. No pedir el pago inicial

En trabajos que se pueden alargar en el tiempo y/o con clientes con los que no tienes la suficiente confianza siempre se debe de pedir por lo menos un adelanto del 50% en el momento de la aprobación del presupuesto y justo antes del comienzo del trabajo.

La entrega del otro 50% del precio final debe de quedar también fijada en ese momento, bien puede ser a la finalización del mismo o en un plazo que recomiendo no sea superior a los 30 días posteriores a la entrega de la factura.

 

Si te ha parecido útil compártelo con el mundo ¡Un saludo!




juan-barcia-ferrer

Me llamo Juan Barcia y soy diseñador gráfico y web.
Si necesitas ayuda para plasmar visualmente tus ideas
¡ Te echo una mano!

Pin It on Pinterest